abogados multas de trafico

Abogados multas de trafico

Preguntas frecuentes sobre Abogados Multas de Tráfico

Multa por fugarse de la gasolinera

Pese al bulo, que los últimos años ha estado cobrando más veracidad, el cual dice que la multa por fugarse de la gasolinera sin pagar tiene un coste fijo de 156 euros, las autoridades y documentos públicos recalcan lo contrario.

Lo cierto es que, cuando el repostaje no supere los 400 euros, se considerará un delito leve de estafa. Por tanto, recomendamos acudir a los servicios de Abogados de Multas Tráfico, debido a que la multa podrá variar en cada caso dependiendo de la sentencia que se dicte.

Si la cuantía repostada supera los 400 euros, pasaría a ser un delito leve, como estipula el Artículo 249 del Código Penal: Penas de 6 meses a 3 años de prisión.

Jurisprudencia no identificar al conductor

En nuestro artículo sobre Multas Tráfico: Jurisprudencia no identificar al conductor, aclaramos los aspectos clave a tener en cuenta.

-DGT no puede imponer la sanción que impondría al conductor de haber sido éste identificado.

-De no identificarse al conductor, habrá que imponer la multa específica por este hecho.

La DGT podrá sancionarnos por no identificar al conductor, lo cual en ocasiones va a generar un perjuicio mayor del que sufriríamos de llevar a cabo el trámite.

Multa por no llevar ITV

Tenemos 4 posibles casos en los que podemos tener multas de tráfico respecto a nuestra ITV:

ITV con fecha caducada: Independientemente de que el vehículo esté estacionado o circulando, las multas de tráfico ascienden a 200 euros.

ITV desfavorable y en circulación: Circular con la ITV desfavorable tiene una penalización de 200 euros.

ITV negativa y en circulación: Circular con defectos muy graves acarrea una sanción económica de 500 euros. Se otorga un plazo máximo de segunda revisión de 2 meses. En este caso, el vehículo en cuestión solo podría ser transportado desde la estación de ITV con una grúa, jamás circulando.

Sin justificante de ITV: La pegatina oficial que nos dan al pasar la ITV de manera favorable, deberá ir colocada en la parte superior derecha del parabrisas. No llevarla, acarrea una multa de entre 80 y 100 euros.

Multa por no llevar la L

La ‘L’ corresponde a ‘Learning’, nos ayuda a identificar a aquellos conductores noveles. Durante el primer año de carnet de conducir, todos estamos obligados a llevar el cartel de la L en la parte trasera superior izquierda del vehículo.

No llevar la L cuando estamos obligados a ello, acarrea una sanción económica de 100 euros. Al igual que, en el caso de que ya no seamos conductores noveles, la sigamos llevando, donde nos sancionarían con 100 euros también.

Novedades ley de tráfico 2022

El próximo 21 de Marzo de 2022 entrará en vigor la nueva Ley de Tráfico, Vehículos a Motor y Seguridad Vial, la cual reformará elementos de la anterior legislación que, aunque puedan resultar desconocidos para muchos ciudadanos, son de gran importancia y conviene conocer de forma previa a incurrir en cualquier tipo de infracción.

Te lo explicamos detalladamente en este artículo sobre multas de tráfico: Novedades Ley de Tráfico y seguridad vial 2022

Es muy común que, al menos alguna vez, cualquier conductor haya recibido multas de tráfico inesperadas en un momento inoportuno y pueda entender que no ha infringido ningún precepto, planteándose recurrir la misma. Poner en manos de Abogados Multas de Tráfico es primordial para no tener posibles problemas en un futuro.

Recurrir multas de tráfico

Lo primer que se ha de tener en cuenta en lo que respecta a este tipo de denuncias es que la Administración ofrece al denunciado la posibilidad de ver reducido el importe de dichas multas de tráfico en un 50% si hace el pago en un periodo de 20 días desde su notificación, eso si, con la condición de no recurrirla, aceptando así la infracción y cerrando el expediente por medio del conocido pronto pago.

Si decidimos realizar alegaciones, las mismas se hacen por escrito, aportando todos los medios de prueba para validar nuestra posición, presentándolas por las vías que la Administración ofrece, preferiblemente y de forma sencilla por medios telemáticos.

Ante nuestras alegaciones se dará una respuesta por parte del organismo encargado, normalmente ya resolviendo el expediente (salvo que se soliciten otras pruebas) y, de ser desestimatorio, se ofrece la posibilidad de recurrirlo, agotando en ese punto la vía administrativa que, si sigue siendo contrario a nuestros intereses, dejará abierta la vía judicial para continuar con el procedimiento.

En ocasiones, la apreciación de los hechos por parte del agente de la autoridad puede ser errónea y también pueden producirse errores técnicos o incluso de interpretación de alguna norma, como la que afecta a ciertas multas de tráfico por exceso de velocidad por la forma en la que la DGT aplica el margen de error de los radares, que pueden hacer viable el recurso de multas de tráfico.

Pero si hay una errata en mi nombre o en la matrícula de mi vehículo se puede pensar que estos defectos de forma en los boletines de denuncia implican necesariamente que se anule la sanción, pero no siempre es así, pues se trata de simples errores y como tales pueden ser subsanados posteriormente por la Administración.

Motivos para recurrir multas de trafico

En general existen diferentes motivos que pueden dar pie a recurrir una multa recibida, los más usuales son los errores de forma y los de plazos, así, algunos de ellos y más comunes son los siguientes:

  • Cuando el órgano sancionador no cumple los plazos para la tramitación del expediente, siendo el más usual cuando la primera notificación ha rebasado el tiempo que tiene la administración para notificarte la denuncia desde que se produjo.
  • Si hay defectos formales en la notificación, como pudiera ser no indicar los órganos y plazos para recurrir la sanción.
  • En caso de que se haya iniciado el procedimiento sancionador por denuncia de un agente, este debe ratificarse posteriormente a modo de prueba siempre que no existan pruebas gráficas de la infracción y en ocasiones el agente contradice su versión inicial, lo que da pie a recurrir por falta de pruebas.
  • Otro motivo para recurrir una multa es que no seas el conductor que cometió la infracción. Si no te pararon y no te identificaron en el momento, puedes alegar que no eras tú quien conducía el vehículo, de todas formas, con la simple alegación no basta, ya que tendrás que identificar al conductor que lo hacía, a quien se le notificará la denuncia.
abogados multas trafico

Existen una serie de puntos importantes que se han de tener en consideración en los expedientes sancionadores por multas de tráfico, a continuación, señalaremos algunos de ellos.

Incluso cuando te entreguen la multa personalmente (salvo en casos puntuales y excepcionales) la misma tiene que ser notificada en tu domicilio, no será hasta ese momento que se te tenga por notificado, siendo ese el momento en que se empiezan a contar los plazos para presentar alegaciones o realizar el pago adelantado, como hemos expuesto, en caso de recurrir perderás la bonificación del 50% sobre el importe de la multa y el plazo que se tiene que recurrir en todo caso debe venir señalizado en la propia multa, normalmente en la parte posterior de la misma.

En cuanto a la notificación, esta debe ser fehaciente, por lo que si te llega por correo ordinario no podríamos considerarla como tal. Con fehaciente queremos decir que la administración debe poder demostrar que se te ha comunicado la apertura del procedimiento sancionador, por lo que una carta en el buzón no sería válida, al no poderse comprobar que la has recibido. Lo mismo ocurre con las multas de tráfico que se dejan en el parabrisas del coche. Por ello, si no se te ha entregado la multa personalmente por el agente en el momento de la comisión de la infracción, la administración debe enviar la notificación por correo certificado con acuse de recibo.

Otro punto importante es que, dentro de los expedientes administrativos, la palabra de un agente de policía prima sobre la de los ciudadanos. Esto quiere decir que, si no existen otras pruebas como pudieran ser fotografías, mediciones de velocidad o alcoholismo, etc. y se trata de un informe de la policía que señala en un sentido y tus alegaciones van en sentido opuesto, siempre primará lo señalado por el agente, por lo tanto es importante que dentro de los recursos se aporten pruebas fehacientes de que los hechos son como así los señalas o de no disponer de los mismos, realizar unas alegaciones con un fundamento tan obvio y lógico que desmoronen las alegaciones policiales.

Aunque puedes presentar alegaciones y recurrir una multa sin necesidad de un abogado que te asesore, es recomendable contar con un profesional que sepa dirigir las actuaciones contra la administración y tener así una mayor probabilidad de éxito. Por ello, no dudes en contactar con nosotros, somos un Despacho de Abogados Multas de Tráfico.

abogados multas de alcoholemia

Abogados multas de alcoholemia

Existen diferentes delitos contra la seguridad vial y multas de tráfico, si bien el más común es el conocido como delito de alcoholemia. Este delito normalmente se juzga por medio de juicio rápido, dado que no existe la necesidad de una gran investigación o instrucción para ello, si bien es necesario tramitarlo de la manera más diligente posible y evitar así el mayor perjuicio posible.

El paso previo para que se de ese procedimiento es que exista un control de alcoholemia realizado normalmente por la Policía Municipal o la Guardia Civil, quienes, tras el resultado de la prueba y de darse los requisitos que posteriormente señalaremos, iniciarán el procedimiento judicial aludido.

Tras ello si recibe una citación judicial para la celebración de un juicio rápido por alcoholemia, significa que ha superado los límites legales para considerar que ha cometido un delito contra la seguridad vial, concretamente un delito de alcoholemia.

Además, también es posible ser citado para un juicio rápido por alcoholemia cuando, pese a no llegar a la tasa de alcohol en sangre mínima para considerar la existencia de un delito, se haya visto involucrado en un accidente de tráfico o muestre unos signos externos que se aprecia que no es apto para la conducción y hay un claro riesgo contra la seguridad vial

Sanciones multas de alcoholemia

El delito de alcoholemia está tipificado en el Código Penal en el artículo 379.2, que señala que “Con las mismas penas será castigado el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas. En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.”

Consiste en conducir vehículos a motor o ciclomotores bajo la influencia de drogas tóxicas, sustancias psicotrópicas o bebidas alcohólicas. En cuanto a las bebidas alcohólicas, que es lo más común, los límites son de 0,60 miligramos de alcohol por litro de aire espirado o 1,2 gramos de alcohol por litro de sangre. Si se superan estas tasas máximas, se incurre en delito.

Las penas que pueden conllevar la comisión de este delito son la pena de prisión de tres a seis meses, pena de multa económica de seis a doce meses, trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, privación del derecho a conducir durante más de un año y hasta un máximo de cuatro y/o, en caso de haberse producido un accidente con daños, el conductor causante deberá sufragar su reparación.

multas de trafico alcoholemia

Para detectar a los conductores que conducen su vehículo bajo los efectos del alcohol, las autoridades colocan puntualmente dispositivos policiales en las carreteras, que permiten a los agentes detener a los vehículos y pedir al conductor que realice la prueba de alcoholemia, el conductor debe aceptar someterse a dicha prueba.

Estos test para medir el nivel de alcoholemia en aire o en sangre han sido objeto de controversia en el pasado, sin embargo, la Ley de Seguridad Ciudadana establece la obligatoriedad de someterse a ellos y en caso de que el conductor se oponga, estará incurriendo en un delito, sancionado con penas de prisión de entre seis meses a un año y con la retirada del carnet de conducir entre uno y cuatro años.

El conductor tiene derecho a solicitar una prueba alternativa, si no está de acuerdo con el resultado del test, en caso de accidente, se hará la prueba de alcohol en sangre si se ingresa en el hospital y se pueden realizar también análisis toxicológicos en busca de drogas.

Cuando los agentes descubren a un conductor que supera la tasa de alcohol permitida, pueden detenerle y tomarle declaración, también pueden inmovilizar el vehículo y mantener al conductor retenido hasta que disminuya su tasa de alcohol.

En cambio, en los supuestos más graves, se entregará una citación al conductor para que comparezca en un juicio rápido, que ocurrirá siempre que se superen los límites anteriormente mencionados para considerar que existe delito de alcoholemia.

Si además se ha producido un accidente, los perjudicados tendrán que acudir a declarar y el juicio será más complicado.

Cuando ya se han practicado todas las diligencias de investigación, que en este tipo de casos son mínimas, es el turno de articular la defensa del conductor juzgado por alcoholemia, debiéndose solicitar una nueva comprobación de la tasa de alcohol medida en su momento, para asegurar que efectivamente excede los límites, así como la verificación del etilómetro, para comprobar que está homologado y reúne las condiciones técnicas exigibles.

Como este delito se basa en la medición objetiva de los niveles de alcohol, en muchos casos es muy difícil defender la inocencia del conductor acusado, siendo en ocasiones la mejor opción acudir a la sentencia de conformidad en los juicios rápidos por alcoholemia en los casos en que no existe posibilidad de impugnar la prueba de alcoholemia ni concurren circunstancias que permitan exculpar al conductor, siendo lo más viable reconocer la culpabilidad e intentar llegar a un acuerdo ventajoso con el Fiscal, obteniendo importantes reducciones en las penas, que se define como sentencia de conformidad, que se produce tras formalizarse un trato entre el abogado defensor y el Fiscal.

Tras ello, al reconocerse la culpabilidad, la sentencia de conformidad permite una disminución de la pena de un tercio sobre la inicialmente propuesta, pudiéndose incluso conseguir reducciones de condena que dejen la pena en pocos meses de multa o en trabajos en beneficio de la comunidad durante días.

Lo que no se puede evitar es la retirada del carnet de conducir, al menos durante nueve meses, aunque sí se puede intentar solicitar un fraccionamiento o aplazamiento de la retirada del permiso de conducir en determinados supuestos que estén acreditados, y la anotación de la condena en los antecedentes penales del conductor. Hay que tener en cuenta que en caso de prestar conformidad con los hechos ante el juez de instrucción la sentencia será firme y no habrá lugar a presentar recurso alguno.

Si además se ha provocado un accidente, habrá que asumir la correspondiente responsabilidad civil o la negociación con la acusación particular, si la hubiera.

Por ello, desde nuestro Despacho de Abogados, recomendamos encarecidamente poner en manos de especialistas Abogados Multas de Tráfico cualquier infracción o requerimiento por parte de la policía que pueda causarle problemas en un futuro.