El concurso de acreedores tras el COVID-19

Después de la crisis sanitaria desencadenada por la pandemia COVID 19 y sus resultados nefastos en la economía; tanto los autónomos como las pequeñas y medianas empresas deben aclimatarse a la nueva y caótica situación, CASI TRES MESES DE PARO Y  ENCLAUSTRAMIENTO, no sólo de las personas sino también del tejido empresarial, de la creación de riqueza, del sostenimiento de un tejido productivo absolutamente necesario para que este país siga adelante.

Tenemos, los profesionales del derecho que ayudar para que todos estos enclaves, puedan llegar a buen puerto, resolviendo sus vicisitudes y problemas de solvencia económica de la mejor manera posible.

Una manera justa, sencilla y no asfixiante es instar CONCURSO DE ACREEDORES ANTE LOS TRIBUNALES.

El concurso de acreedores es un procedimiento que se sustancia ante los juzgados de primera instancia (deudor personal natural no empresario o profesional) o de lo mercantil (deudor empresario o profesional), cuando el deudor no puede atender sus obligaciones de pago (situación de insolvencia actual) o prevé que no podrá atenderlas regular y puntualmente (situación de insolvencia inminente), a fin de que, mediante el proceso judicial correspondiente, se intente un acuerdo con los acreedores a fin de que acuerden quitas (reducciones de la deuda pendiente) y/o esperas (aplazamiento en el tiempo del pago de las cantidades que se les adeudan), con el objetivo de evitar la liquidación del patrimonio del deudor o, en caso de no ser posible lo anterior, se lleve a cabo una liquidación ordenada del patrimonio del deudor, asegurando el pago de los acreedores en el riguroso orden de preferencia que determina la ley.

El despacho MARÍA LUISA BAUTISTA ABOGADOS, con más de 50 años de experiencia, puede ayudar en este sentido, aplicando su profesionalidad para que la regulación legal sea apoyo absoluto en estos tiempos difíciles.