Abogados Divorcio en Pozuelo de Alarcón

Abogados de Divorcio en Pozuelo de Alarcón

¿Qué es un divorcio?

Un divorcio es sencillamente un procedimiento mediante el cual se procede a disolver el matrimonio existente entre dos personas, conforme a una serie de reglas o medidas que deben regir la relación entre ambas a partir de dicho momento, tanto en cuestiones económicas como en materia de hijos comunes, si es que existen.

Consiste en la disolución de un matrimonio, por lo tanto, es el desarrollo que tiene como objetivo dar fin a una unión conyugal.

Es importante entender que el divorcio sólo opera en situaciones de pareja en las cuales existe un matrimonio, ya sea civil o eclesiástico. En relaciones de pareja sin matrimonio, existen procedimientos judiciales específicos para regular la nueva situación, pero en ningún caso estaría hablándose de matrimonio.

En caso de parejas de hecho, tampoco existe el concepto de matrimonio ni, por lo tanto, disolución del mismo: deberá cancelarse el estatus administrativo, sin modificarse el estado civil.

¿Qué tipos de divorcio existen en España?

Existen dos tipos de divorcio en España, en función de la forma en la que va a producirse: con o sin acuerdo entre los cónyuges.

En caso de no existir acuerdo, deberá iniciarse un procedimiento de divorcio contencioso mediante la interposición de una demanda ante el juzgado de primera instancia competente, que deberá ser contestada por el otro cónyuge, creándose un procedimiento judicial que finaliza mediante sentencia tras la celebración de juicio. En este acto, cada parte defenderá sus intereses y será el juez competente quien decida sobre el fondo del asunto.

En caso de acuerdo, el escenario es diferente dado que las partes deberán suscribir un documento legalmente homologado (Convenio Regulador de medidas derivadas de divorcio) que se presentará al juzgado mediante demanda conjunta, y que será ratificado personalmente por las partes cuando sean requeridos por el juez.

Existe una variación de esta última fórmula: el divorcio notarial, que abordaremos en otros artículos que pueden consultar en la web de María Luisa Bautista Abogados, expertos Abogados de Derecho de Familia.

las arras en el contrato de compraventa

¿Es lo mismo un divorcio que una separación?

La respuesta debe ser claramente negativa: se trata de dos figuras jurídicas que pueden tener similitudes, pero que surten efectos diferentes.

La diferencia principal es una: el divorcio extingue el vínculo matrimonial pero la separación lo conserva.

Esto implica que, por ejemplo, que las partes podrán volver a contraer matrimonio tras una sentencia de divorcio, pero no podrán hacerlo tras una separación. Ello dado que, técnicamente, tras la separación seguirán estando casados.

Esto puede tener repercusiones, también, de carácter económico: el divorcio disuelve la sociedad de gananciales, mientras que en la separación lo que sucede es que se pasa de un régimen ganancial a uno de separación de bienes, pero bajo el paraguas de una relación matrimonial no disuelta.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de instar un divorcio?

Los factores son múltiples, pero el principal a tener en cuenta es si existen hijos comunes o no.

En caso de no existir hijos comunes, las disposiciones del divorcio afectarán única y exclusivamente a las partes, sean meramente organizativas o también patrimoniales.

Si existen hijos, es preciso atender a si son o no mayores de edad:

  • En caso de hijos menores de edad, además de los cónyuges concurrirá al procedimiento otra parte interesada: el Ministerio Fiscal en defensa de los menores. En este caso, la sentencia o Convenio Regulador deberán obligatoriamente contener disposiciones en torno a la custodia de los hijos, pensión de alimentos a su favor, régimen de visitas, períodos vacacionales, patria potestad y atribución del uso y disfrute del domicilio familiar.
  • Si los hijos son mayores de edad, podrán establecerse medidas de carácter económico respecto de ellos en situaciones de dependencia económica, pero no cabrá hablar de custodia de los mismos o régimen de visitas.

Una vez iniciado el divorcio, ¿puede detenerse el procedimiento?

La respuesta es afirmativa, dado que quien lo ha iniciado puede siempre desistir de un procedimiento de divorcio en cualquier momento procesal previo a la celebración de vista. Si este trámite se ha cumplido, sólo quedará pendiente el dictado de sentencia, la cual decidirá sobre el fondo de las peticiones de cada parte.

Es importante que se desista de forma previa a dicho momento, pero teniendo en cuanto que sólo quien ha iniciado el procedimiento puede hacerlo: la parte demandada nunca puede desistir, tan sólo contestar o no a lo que se le reclama.

En contextos de divorcio mutuo acuerdo, el último momento en el cual se puede desistir es el inmediatamente anterior a la ratificación del Convenio Regulador en sede judicial.

María Luisa Bautista Abogados es un despacho profesional especialista en Derecho de Familia, contando con más de 35 años de experiencia en esta jurisdicción y un equipo de profesionales dedicados en exclusiva al mismo, que estarán encantados de ayudarle con la posible disolución de su matrimonio, así como de asesorarle sobre alternativas y formas óptimas de resolver la problemática que nos presente.

divorcio o separacion

¿Conoces las diferencias entre separación y divorcio? Puede que estés pensando terminar con tu matrimonio y no tengas claro a que figura legal acogerte. Te contamos todo lo que necesitas saber para tomar esta decisión tan trascendental para tu vida personal y familiar.

Diferencias entre separación y divorcio

La difícil decisión de poner fin a una vida en pareja conlleva un procedimiento que, en mayor o en menor medida, resulta bastante complejo. Es necesario tomarse un tiempo para pensar qué decisiones serán las mejores para todas las partes afectadas. De ahí que haya que diferenciar entre dos conceptos fundamentales que suelen pasarse por alto cuando un matrimonio decide poner fin a pasar su vida juntos: la separación y el divorcio.

Ambos términos comportan procedimientos legales bien diferenciados en atención a las consecuencias que deparan uno y otro para las partes.

En primer lugar, para iniciar una separación judicial no es necesario que ambos cónyuges deban pedirla, ya que bastará con que uno de ellos la solicite. No será obligatorio el consentimiento de la otra parte para poner en marcha los trámites judiciales.

Por su parte, el divorcio puede instarse ante los tribunales bien de mutuo acuerdo entre las partes o, por el contrario, mediante una demanda contenciosa de uno de los cónyuges sin que la otra parte haya dado su consentimiento. En ambos casos, cuestiones como la patria potestad, el uso y disfrute de la vivienda, alimento y otros gastos se determinarán a través de un convenio regulador.

Maria Luisa Bautista Despacho de Abogados Atención Personalizada Abogados Familia, Separaciones, Divorcios, Herencias

¿Qué consecuencia tiene una separación? ¿y un divorcio?

Tanto si eliges terminar tu relación matrimonial con una separación como con un divorcio es que estás decidido a poner fin a tu matrimonio. No obstante cada una de las figuras legales tiene unas consecuencias que son necesarias conocer.

El acto de separación pone fin a la convivencia legal como pareja mientras que el divorcio va más allá y conlleva la plena disolución matrimonial. Esta diferencia es importante para ambos cónyuges de cara a otros vínculos matrimoniales que pudieran tener en el futuro. En el divorcio los cónyuges no tendrían problema para poder casarse con otras personas, toda vez que se haya decretado la disolución matrimonial. Sin embargo, en la separación, el nexo matrimonial seguiría perdurando con la ventaja de que en una hipotética reconciliación no sería necesario realizar de nuevo el proceso de unión.

Por lo tanto, uno de los efectos que produce el divorcio es la disolución del matrimonio mientras que en la separación lo que se produce es una suspensión. Esta diferencia en cuanto a los efectos de una y otra decisión es decisiva, por ejemplo, en cuanto a los bienes de ambos cónyuges y la responsabilidad por deudas.

La separación judicial no comporta para los cónyuges que uno tenga que responder por las deudas del otro, aunque estuviesen casados en régimen de gananciales. Por otra parte, la sentencia judicial que aprueba el divorcio termina, además, con el régimen económico del matrimonio, extinguiendo así el derecho legítimo de un cónyuge a heredar de su pareja cuando ésta fallezca.

Maria Luisa Bautista Despacho de Abogados Atención Personalizada

Custodia compartida España

Cuando una pareja decide poner fin de manera definitiva a su vínculo, se ponen en marcha una serie de trámites judiciales para decretar legalmente esa ruptura. Tanto si se trata de dos personas casadas en matrimonio, como de una pareja de hecho, si existen hijos menores en común, cuando se produzca una ruptura los derechos e intereses de éstos siempre estarán protegidos por las leyes. Esta protección al menor se produce de manera independiente del tipo de unidad familiar que nos encontremos. La Custodia Compartida es una de las medidas que mejor protege el interés de los menores.

Ruptura de una pareja de hecho ¿qué sucederá con nuestros hijos?

La protección de los derechos e intereses del menor es efectiva igualmente cuando sus progenitores constan como pareja de hecho. En estas circunstancias, los padres pueden tender a pensar que por no estar casados legalmente no tendrán los mismos derechos y obligaciones sobre sus hijos. En estos casos, mediante un procedimiento judicial de medidas paternofiliales, bien de mutuo acuerdo o bien por la vía contenciosa, se regularán los efectos que esa ruptura producirá sobre los hijos.

De este modo, el tipo de vínculo entre dos personas no condiciona los derechos y obligaciones sobre los hijos, ya que será la protección del menor la que va a primar por encima de cualquier otra circunstancia. Así, algunos de los aspectos que habrán de regularse tras una ruptura serán la guardia y custodia, pensión alimenticia, régimen de visitas y uso de la vivienda familiar. Reiteramos que estas medidas podrán adoptarse de forma amistosa o, de lo contrario, deberán ser decretadas por un juez por la vía contenciosa.

Maria Luisa Bautista Despacho de Abogados Atención Personalizada abogado familia. Custodia compartida

Abogados custodia compartida

Entre todas estas medidas, nos detendremos en una para comentarla más a fondo: se trata de la custodia de los hijos. Muchas veces se piensa que esta figura y sus responsabilidades van ligadas a la figura materna pero si asumimos como tal que se trata de un derecho inherente a aquélla esteremos equivocados. Dicho esto, la custodia compartida se presenta como una de las mejores soluciones para proteger eficazmente el interés de los menores en los casos en los que los progenitores decidan poner fin a convivir juntos. Cuando se produce un divorcio o separación en ocasiones los grandes “olvidados” suelen ser los hijos.

Sin embargo, podemos afirmar que el hecho de lograr que se reconozca judicialmente esta solución es todo un reto en atención a las circunstancias familiares de los afectados. Es un reto profesional porque a veces se da la circunstancia de que uno de los progenitores no esté por la labor de favorecer esta posibilidad. Hay que tener en cuenta algunos aspectos como si se hubiera producido un episodio de violencia física o verbal dentro del núcleo familiar. En este caso, la adopción de la custodia compartida en un procedimiento de divorcio sería muy complicado de lograr.

Aspectos que influyen para obtener Custodia Compartida de menores

En otras ocasiones, no es tanto el contexto familiar como sí las circunstancias personales de la madre o el padre. Conceder la custodia compartida si en uno de los progenitores se observa algún tipo de conducta inadecuada o se ha incurrido en algún acto delictivo no parece la mejor solución para dejar a cargo el cuidado y la educación de los hijos.

Aun así, cabe la posibilidad de que los jueces tampoco reconozcan la custodia compartida en otros supuestos que no están relacionados con la actitud de los progenitores. Son aquellos casos en los que la lejanía del domicilio de uno y otro progenitor o la imposibilidad de conciliar el cuidado de los hijos con el trabajo suponen un obstáculo para que esa custodia compartida pueda cumplirse eficazmente.

Maria Luisa Bautista Despacho de Abogados Atención Personalizada abogado familia

Abogados de Divorcio en Pozuelo de Alarcón

No es extraño que un matrimonio, habiéndose separado de hecho, decida proceder a consolidar esa situación por medio de un procedimiento de divorcio y se de el caso de que uno de los cónyuges se encuentre residiendo en el extranjero o, más simplemente, le sea imposible por cualquier motivo acudir a la sede judicial a ratificar el convenio regulador que ha firmado con su aún consorte.

Esta misma situación puede darse en una pareja que, sin haber contraído matrimonio, han tenido una relación análoga derivada de la cual han tenido hijos y, siendo menores de edad los mismos, quieren ratificar judicialmente un convenio regulador que hayan acordado y, como en el caso anterior, a alguno de ellos le sea imposible hacerlo personalmente.

Ante este contratiempo, ¿Qué se puede hacer? La legislación actual permite que esa parte que no va a poder comparecer personalmente a ratificarse otorgue un poder especial en favor de otra persona, normalmente suele ser el procurador o procuradora que ya de por sí le representa, para que lo haga en su nombre.

Pero para ello se deben de cumplir una serie de requisitos sin los cuales esta posibilidad no es viable.

En primer término, el procedimiento de divorcio o medidas paterno filiales ha de ser de mutuo acuerdo entre las partes, esto es, que ambos ya hayan acordado las medidas que van a seguir entre ellos y para con los hijos menores (de haberlos), acuerdo que ha debido ser plasmado en papel por medio del preceptivo convenio regulador que ambos han firmado previa la interposición de la demanda, convenio que posteriormente se ratificará en sede judicial por medio del poder del que seguidamente hablaremos.

El poder notarial especial de representación, debe, en todo caso, contener el texto íntegro y literal del convenio regulador, ello significa que en el marco del poder debe incluirse la totalidad del texto que integra el convenio, sin que quepa la existencia de modificación alguna entre ambos, pues sería motivo para que el Juzgado inadmita dicha representación.

Abogados de Divorcio en Pozuelo

Aparte de ello, dicho poder debe ser especial y debe contener expresamente que el mismo se emite para que la tercera persona que se decrete, en su nombre, pueda proceder a la ratificación del convenio regulador contenido en el seno de un procedimiento de divorcio o medidas paterno filiales.

El procedimiento a seguir es básicamente parecido al que se daría si personalmente fueran a acudir ambas partes a ratificar, con la salvedad de que en la demanda de divorcio o medidas se ha de hacer referencia que, la parte que proceda, va a realizar su ratificación por medio de representación, representación que se acredita por medio del poder expuesto y que, o bien se acompaña con la propia demanda o, según el caso de que se trate, se aporta posteriormente.

El Juzgado donde haya recaído el procedimiento judicial debe examinar el contenido del poder, para acreditar que el mismo es conforme a derecho, denegando la representación de entender existe alguna dolencia en el mismo, así como igualmente el Ministerio Fiscal, de existir hijos menores de edad o incapaces, debe ser parte en el procedimiento y aceptar el contenido del convenio regulador aportado.

Abogados de divorcio en Pozuelo de Alarcón

Igualmente hay ciertos casos en que el divorcio se puede llevar a efecto ante notario, y, ¿Podría también divorciarme ante notario por medio de representación? La respuesta es sí, siempre que se den los requisitos que hemos expuesto anteriormente y, también, cuando se den las circunstancias contenidas en la Ley 15/2015, de Jurisdicción Voluntaria, que lo regula, y que básicamente son, que el mismo sea de mutuo acuerdo (algo ya exigido en el hecho anterior), que hayan transcurrido tres meses desde el matrimonio (igualmente exigido en el supuesto judicial) y la más importante, que no existan hijos menores o incapaces del matrimonio, pues de ser así es obligatoria la vía judicial.

De cumplir los requisitos anteriores, el notario hará las veces de “Juez” adoptando poderes jurisdiccionales, y ello, en primer lugar, en cuanto al contenido del convenio regulador en sí, y en segundo lugar, en cuanto a la validez del poder notarial de representación para su ratificación por medio de poderes.

Abogados de divorcio en Pozuelo de Alarcón

Se ha de tener en cuenta que no puede ser cualquier notario el que formalice el divorcio, sino que ha de ser uno que se encuentre en la localidad del último domicilio del matrimonio, hecho demostrable por medio de un certificado de empadronamiento.

Así mismo es necesario el asesoramiento por parte de un abogado, y no es que nosotros lo digamos para captar clientela, sino que la propia Ley del notariado, en su artículo 54.2 lo señala, al indicar que “Los cónyuges deberán estar asistidos en el otorgamiento de la escritura pública de Letrado en ejercicio.”

Y aunque no fuera necesario este requisito, es del todo aconsejable, pues el convenio regulador es un documento complejo que debe seguir una serie de formalidades marcadas por la ley, redacción que, incluso si va a ser un contrato privado entre las partes, es aconsejable sea redactado por un profesional.

De hecho, la propia notaría puede rechazar el convenio regulador aportado si entiende que existen acuerdos engañosos o muy perjudiciales para alguna de las partes y, si se incumple algún requisito legal (ya sea de forma o de fondo) o si, existiendo hijos mayores de edad y hay alguna cláusula que les afecte, no han prestado su consentimiento.

Por otra parte, la publicación de la Ley 4/2017, de 28 de junio, por la que se modifica la ley 15/2015 que hemos mencionado ha suscitado dudas, aunque infundadas, sobre la actuación notarial en materia de separación y divorcio.

La ley, cuyo Preámbulo se limita a la modificación del artículo 56, en relación a la formación del expediente matrimonial, establece sin embargo, algunas mínimas novedades, como es la modificación de los artículos 49 y 53 en relación al nombre y apellidos y sobre todo en relación a la entrada en vigor, pero sin que dichas modificaciones afecten a la actual regulación.

abogados divorcio pozuelo

En conclusión, de todo lo expuesto en el presente artículo se desprende la posibilidad de divorcio por medio de representación por poder notarial especial, si bien, tanto en la tramitación judicial como en la tramitación notarial se deben dar una serie de requisitos.

Requisitos que el poder jurisdiccional que proceda estudiará a fondo, pues al ser un trámite de un carácter tan personal necesita unas garantías más fuertes si cabe, sobre todo en aras a no producir ningún perjuicio a las partes intervinientes y procurar una tutela judicial efectiva sin que quepa indefensión, por mínima que sea, a ninguna parte implicada.

¿Estás buscando Abogados para un divorcio en Pozuelo?

Desde el despacho de Abogados de María Luisa Bautista en Pozuelo de Alarcón recomendamos que es importante contar con un buen asesoramiento legal si estás pensando en divorciarte. Ofrecemos atención personalizada, valorando cada caso al detalle y presentándole las soluciones más satisfactorias para llevar a cabo sus procedimientos de la mejor forma posible.

Nuestro despacho de Abogados representa toda una trayectoria a lo largo de más de 60 años llena de profesionalidad, seriedad y excelencia en los procedimientos. Somos su garantía de trabajo bien hecho.

En María Luisa Bautista Abogados tenemos un equipo de Abogados especialistas en Derecho de Familia, con una dilatada experiencia como Abogados de Divorcio en Pozuelo de Alarcón. No dudes en ponerte en contacto con nosotros para llevar a cabo sus procedimientos de divorcio.

abogados de divorcio en pozuelo

Pozuelo de Alarcón es un municipio y ciudad que pertenece a la Comunidad de Madrid. Situado al oeste, pertenece al área metropolitana. Pozuelo cuenta con una extensión de 43 km² y con más de 85.000 habitantes censados en 2019.

El nombre de Pozuelo tiene origen proviene de su abundante cantidad de arroyos y, como consecuencia, de pozos creados. Su comienzo data en la época de la Reconquista, donde proporcionaba gran cantidad de distintos bienes.

 

Pozuelo de Alarcón creció considerablemente tras los últimos cien años. Se convirtió en una zona de veraneantes y clases altas de Madrid, debido a su proximidad con la capital y la tranquilidad que esto proporciona.

Con el paso del tiempo y como consecuencia de la construcción de nuevos transportes, comunicaciones y auge económico, Pozuelo actualmente se ha convertido en una ciudad con mucha relevancia. Hasta tal punto, que Pozuelo se ha convertido en uno de los municipios más ricos de España.

Actualmente, Pozuelo se caracteriza por contar con grandes bloques de urbanizaciones. Además de tener varias áreas residenciales, también podemos encontrar distintos parques empresariales tales como La Finca, la Ciudad de la Imagen o Ática.

Con el paso de los años, Pozuelo de Alarcón dejó de ser conocido como un pequeño pueblo que recibía veraneantes con un alto status social dentro de la sociedad madrileña, a evolucionar en una ciudad reconocida por su calidad de vida y empresas punteras que tienen aquí su núcleo de trabajo principal.

Características de Pozuelo

  • Gentilicio de Pozuelo: Pozuelero/Pozuelera, Pozueleño/Pozueleña
  • Código postal de Pozuelo: 28223, 28224
  • Sitio web de Pozuelo: www.pozuelodealarcon.org  Más

 

Lugares de interés en Pozuelo de Alarcón

  • Juzgados de 1ª instancia e instrucción números 1,2 y 3: Vía de las Dos Castillas, 33, 28224 Pozuelo de Alarcón, Madrid
  • Oficina de Atención al ciudadano: C. San Rafael, 2, 28224 Pozuelo de Alarcón, Madrid
  • Estación Renfe Pozuelo: C. Estación, 1, 28224 Pozuelo de Alarcón, Madrid
  • Oficina de Correos: C. Aragón, 2, Local 4, 28224 Pozuelo de Alarcón, Madrid
  • Biblioteca municipal Rosalía de Castro: C. Estación, 2, 28224 Pozuelo de Alarcón, Madrid
  • Ayuntamiento de Pozuelo: Av. Juan XXIII, 2, 28224 Pozuelo de Alarcón, Madrid
  • Comisaría de la Policía Nacional de Pozuelo: Cam. de las Huertas, 36, 28223 Pozuelo de Alarcón, Madrid