¿Se puede vacunar a un menor cuando uno de los padres se opone a ello?

Compártelo en tus Redes Sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Buffer this page
Buffer

Recientemente, la vacunación de menores contra la COVID-19 ha pasado al primer plano del debate público, encontrando regulaciones internacionales (e incluso nacionales en función de la Comunidad Autónoma) contradictorias sobre si se debe o no vacunar a este colectivo, así como la edad idónea para hacerlo.

A nivel social, este debate encuentra un elemento más de confrontación: qué sucede cuando uno de los padres desea vacunar al niño mientras que el otro se opone. En este sentido es interesante acudir a una reciente resolución judicial de nuestros tribunales.

El Juzgado de Primera Instancia número 12 de Vigo ha autorizado a una madre a vacunar del COVID-19 a su hija de 12 años, a pesar de la oposición del padre. El auto ha estimado la pretensión de la madre a la hora de vacunar a la menor, basándose, principalmente, en dos elementos:

  • El eventual riesgo para la salud es “muy inferior al riesgo cierto que pudiera derivarse de su no vacunación en el supuesto de que la menor llegara a contraer la enfermedad”.
  • El hecho de que las autoridades sanitarias recomiendan la vacunación frente al COVID-19: “parece la única alternativa eficaz frente al riesgo real de desarrollar la enfermedad” y que constituye “una medida necesaria que tiende a proteger la salud de la menor«.

La resolución recoge que la menor fue citada por el Servicio Gallego de Salud (SERGAS) para ser vacunada en el mes de Agosto, no habiendo acudido por oposición expresa del padre, quien se mostraba en contra por los posibles riesgos adversos de la inoculación.

Cuestión muy interesante es que la menor tuvo ocasión de manifestar su propia opinión en el proceso, siendo ésta que deseaba vacunarse. Aseguró también que la mayoría de sus compañeros de clase ya habían sido vacunados y que ella también quiere recibirla “para sentirse más protegida frente a la enfermedad”.

El Auto no es firme y por lo tanto puede ser recurrido por el padre. Resta por ver qué sucederán en caso de que esta apelación se produzca, especialmente a efectos de una posible ejecución provisional de la resolución.

Compártelo en tus Redes Sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Buffer this page
Buffer