los delitos leves

LOS JUICIOS POR DELITOS LEVES: PROCEDIMIENTO Y CONSECUENCIAS

¿Cómo surgen los delitos leves?

Desde la modificación de la Ley Orgánica 1/2015 se modificó la regulación de las actuaciones de carácter leve de índole penal, concretamente dejaron de existir las faltas para pasar a denominarse delitos leves, este cambio puede parecer mínimo, si bien genera una serie de consecuencias que han de tenerse en cuenta, sobre todo el hecho de que antiguamente las faltas no dejaban antecedentes penales, en cambio los delitos leves sí lo hacen.

Tras dicho cambio se han despenalizado algunas conductas y otras han pasado a tener reproches penales.

Así la Fiscalía General del Estado abogó por que las infracciones consideradas como faltas penales quedaran al margen del Código Penal por su escasa gravedad, también el Consejo General del Poder Judicial propuso despenalizar ciertos comportamientos tipificados como faltas penales como medida adecuada para reducir los elevados niveles de litigiosidad penal.

¿Faltas penales o delitos leves?

Esta modificación no supone necesariamente una agravación de las conductas ni de las penas aplicables a las faltas, sino que algunos comportamientos tipificados hasta esa fecha como falta desaparecieron del Código Penal y se reconducen hacia la vía administrativa o la vía civil, dejando de sancionarse en el ámbito penal.

Sentado lo anterior, sólo se mantienen aquellas infracciones merecedoras de suficiente reproche punitivo como para poder incluirlas en el catálogo de delitos, configurándose en su mayoría como delitos leves castigados con penas de multa. El objetivo de este cambio legal es reservar al ámbito penal el tratamiento de las conductas más graves de la sociedad, que por ello deben merecer un tratamiento acorde a su consideración

El plazo de prescripción de estas infracciones se establece en un año, equiparándose a las injurias y calumnias como delitos tradicionalmente considerados de menor entidad a estos efectos.

Como se ha expuesto los delitos leves dejan antecedentes penales, si bien se establece expresamente que la existencia de antecedentes penales por la comisión de delitos leves no permitirá apreciar la agravante de reincidencia.

La intervención de letrado en este tipo de procedimiento es potestativa, de forma que no se exige su presencia, pudiendo tanto el denunciando como el denunciante actuar por sí mismos, sin embargo, siempre es conveniente contar con la asistencia de un abogado, el cual conoce con detalle el tipo de proceso ante el que el sujeto se encuentra, pudiendo ofrecer una representación adecuada.

Penas por delitos leves

Las conductas que encajan dentro de este procedimiento son aquellas que vienen sancionadas con una pena leve según el artículo 13 en relación con el artículo 33.4 del Código Penal y por tanto, se enmarcarían dentro del juicio por delitos leves todos los comportamientos que lleven aparejadas las siguientes penas:

  • La privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de tres meses a un año.
  • La privación del derecho a la tenencia y porte de armas de tres meses a un año.
  • Inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales de tres meses a un año.
  • La privación del derecho a residir en determinados lugares o acudir a ellos, por tiempo inferior a seis meses.
  • La prohibición de aproximarse a la víctima o a aquellos de sus familiares u otras personas que determine el juez o tribunal, por tiempo de un mes a menos de seis meses.
  • La prohibición de comunicarse con la víctima o con aquellos de sus familiares u otras personas que determine el juez o tribunal, por tiempo de un mes a menos de seis meses.
  • La multa de hasta tres meses.
  • La localización permanente de un día a tres meses.
  • Los trabajos en beneficio de la comunidad de uno a treinta días.

En base a lo anterior, los delitos caracterizados como leves son:

  • El homicidio por imprudencia menos grave (art. 142.2 del CP)
  • Las agresiones, que no causen lesión o que si la causan sea de carácter leve
  • Lesiones sin tratamiento médico (art.147.2 del CP)
  • Lesiones de especial entidad causadas por imprudencia menos grave (art.152.2 del CP).
  • Amenazas leves (art. 171.7 del CP)
  • Coacciones leves (art. 172.3 del CP)
  • Injurias o Vejaciones injustas de carácter leve (art.173.4 del CP)
  • Los hurtos flagrantes por valor que no exceda de 400,00 €

Respecto de la tramitación de este tipo de procedimiento, la regulación viene dada en los artículos 962 a 982 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, la persona perjudicada por un delito leve tiene que interponer la denuncia ante la Policía o el Juzgado oportuno.

En el caso de los delitos leves relacionados con la violencia doméstica y en el supuesto de ciertos hurtos (962 y 963 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal), la policía también puede citar a las partes para el juicio de forma que el mismo se celebre de forma inmediata ante el juzgado de guardia; se trata de un juicio inminente, en el que el Juez puede sancionar la conducta o absolver al acusado.

Si la celebración del juicio durante la guardia no se puede llevar a cabo por cualquier circunstancia, entonces el Juez tiene un plazo que no puede ser superior a 2 días para el señalamiento y las citaciones. En el resto de casos de delitos leves en los que no sea posible citar a las partes y testigos de forma inmediata, el Juez dispone de un plazo de 7 días para el señalamiento y celebración del juicio, siendo necesario que el denunciante y denunciado comparezcan con todos los medios de prueba de los que disponga al juicio oral.

Dado que la infracción penal sólo puede ser perseguida previa denuncia del ofendido o perjudicado, la incomparecencia del denunciante no permite mantener la acusación, con lo que se producirá la absolución del acusado. Hay que decir que la ley establece una sanción por incomparecencia injustificada tanto del denunciante como del denunciado, consistente en una multa de 200 a 2000 euros.

Por su parte, la ausencia injustificada del acusado no suspende la celebración ni la resolución del juicio siempre que conste que se le ha citado cumpliendo con las formalidades legales, y siempre que el Juez, de oficio o a instancia de parte, no acuerde la necesidad de la declaración de éste.

Desde el Despacho de Abogados de María Luisa Bautista, recomendamos acuda a un profesional cuando tenga algún problema relacionado con delitos leves, los cuales si no se resuelven de una manera satisfactoria, podrían acarrear problemas en un futuro.