¿En qué se diferencian la denuncia falsa y la simulación de delito?

Compártelo en tus Redes Sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Buffer this page
Buffer

Los recientes acontecimientos en torno a la agresión homófoba sufrida por un joven de Madrid, con su posterior condición de haber sido falseada, han generado en la sociedad no pocos debates ideológicos. Sin embargo, existe un interesante debate jurídico que subyace a la cuestión: ¿está el joven cometiendo algún tipo de delito con sus actos?.

Detalles del caso aparte, la respuesta parecería afirmativa, pero es necesario tener en cuenta varias cuestiones. El problema radica en que no pocos medios y redes sociales están haciendo alusión a un tipo penal que no parece el más adecuado para este caso: la denuncia falsa.

Es importante entender en qué se diferencia la denuncia falsa de otro tipo penal: la simulación de delito.

  • La denuncia falsa contempla expresamente que una persona impute a otra persona determinada la comisión de un delito.
  • La simulación de delito se fundamenta en la intención de revestir con carácter delictivo unos hechos que no lo son en su origen.

En este mediático caso, la conducta de la supuesta víctima no consistió en achacar sus lesiones a una persona o personas concretas y determinadas (es decir, no a individuos identificados por su nombre, apellidos, aspecto físico, documento de identidad, etcétera), sino que indicó a las autoridades que un grupo de encapuchados le había provocado los daños. Posteriormente y por el propio reconocimiento del joven, indicó que las lesiones sufridas se habían producido en un contexto de consentimiento, lo cual convertiría su declaración policial en un acto de simulación de delito.

¿Cuál es la pena contemplada para el delito de denuncia falsa?

El artículo 456 del Código Penal indica que «los que con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, imputaren a alguna persona hechos que, de ser ciertos, constituirían infracción penal, si esta imputación se hiciera ante funcionario judicial o administrativo que tenga el deber de proceder a su averiguación«, serán castigados:

  • Con la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de 12 a 24 meses, si se imputa un delito grave.
  • Con la pena de multa de doce a veinticuatro meses si se imputa un delito menos grave.
  • Con la pena de multa de 3 a 6 meses, si se imputa un delito leve.

¿Con qué pena se castiga el delito de simulación?

El Código Penal castiga en el artículo 457 el delito de simulación de delito con pena de multa de seis a doce meses, con cuota diaria que por ley va de 200 a 400 euros, si bien los jueces suelen fijar dicha cuota alrededor de los diez euros diarios, dependiendo de la capacidad económica del obligado al pago.

El culpable de este delito tiene que simular haber sido víctima de un delito inexistente, ante la autoridad judicial o administrativa que tenga el deber de proceder a la averiguación de ese delito denunciado en falso. No obstante, para cometer el delito no es suficiente con acudir a la policía e inventarse que ha sido víctima de una infracción penal inexistente. El Código Penal exige además un requisito fundamental: que la denuncia provoque actuaciones procesales. En este caso, no se ha llegado a este punto (tan sólo se realizaron investigaciones policiales), por lo que el joven podría estar exento de responsabilidad penal.

En este caso, pueden existir matices a lo sucedido y sus consecuencias jurídicas: es cierto que las lesiones existen, pero existen gracias al consentimiento de la víctima. No es que no existan, como aparentemente sugiere la férrea redacción del Código Penal, sino que existen con “permiso”: ello no exime al autor de toda la responsabilidad penal, sino que la atenúa.

Compártelo en tus Redes Sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Buffer this page
Buffer