¿Quieres divorciarte? Te explicamos qué medidas pueden adoptarse tras una crisis matrimonial

Compártelo en tus Redes Sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Buffer this page
Buffer

Como comentamos en artículos anteriores que el divorcio es una de las formas por las cuales se disuelve un matrimonio en vida y por voluntad de los cónyuges. Regulado en los artículos 85-89 del Código Civil, el divorcio se decreta por sentencia firme.

De este modo, con la aprobación del divorcio se fijarán una serie de medidas tendentes a regular la situación postmatrimonial en referencia a cinco asuntos (artículo 91 del Código). Estas medidas se adoptan mediante un acuerdo entre las partes que se llama convenio regulador, en el caso de que el divorcio se resuelva por la vía amistosa (de lo contrario, recaerá una decisión judicial). Por supuesto, pueden variar a petición de uno o de ambos cónyuges si se alteran las circunstancias por las que se dictaron. Los cinco ámbitos a los que nos referimos son:

  • Hijos: por un lado, hay que decidir quién ejerce la patria potestad sobre los menores: esto es, quién ha de tomar las decisiones sobre los hijos. En un segundo nivel, hay que decidir quién tiene la guarda y custodia, es decir, con quién conviven los hijos. Por otro lado, hay que fijar quién asume una pensión de alimentos, cuyo contenido está regulado en el artículo 142 del Código.
  • Vivienda familiar: debe regularse quién se queda con el uso de la vivienda. El problema ocurre cuando el uso queda atribuido a uno de los excónyuges pero la propiedad es del otro.
  • Cargas del matrimonio: se dividen entre ambos cónyuges.
  • Régimen económico matrimonial: tras la sentencia de divorcio, se procede a su liquidación.
  • Pensión compensatoria: es posible que a uno de los cónyuges se le reconozca una pensión (artículos 97, 99-101) a costa del otro, con la que se pretende compensar el perjuicio económico que sufre por la crisis matrimonial. El objetivo de la pensión es colocar al receptor en una situación económica similar a la que tendría de no haber habido crisis (no se trata de un deber de alimentos, que se pueden pedir aparte).

Tras la exposición de las ideas fundamentales en torno a los efectos de la disolución del matrimonio por divorcio, en María Luisa Bautista Abogados ponemos a su disposición un equipo de profesionales especializados en Derecho Matrimonial que le asesorarán y le asistirán en todo procedimiento relacionado con esta materia.

 

Compártelo en tus Redes Sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Buffer this page
Buffer