Pensión de alimentos y régimen de visitas en un divorcio

Compártelo en tus Redes Sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Buffer this page
Buffer

La pensión de alimentos en un proceso de divorcio es uno de los aspectos más polémicos a la hora de definir el convenio regulador. Cuando el matrimonio afectado por el divorcio tiene hijos menores de edad, de menos de 18 año, el asunto más importante que se dirime en el juicio es las condiciones en que van a vivir la nueva situación esos hijos menores.

Por ello, cuando existen menores, la Ley exige que intervenga el Ministerio Fiscal para defender los intereses de dichos menores, incluso en la separación o divorcio de mutuo acuerdo el convenio regulador debe ser revisado y aprobado por el Fiscal.

Estas medidas sobre los menores son, esencialmente, su guardia y custodia, el derecho de alimentos y el derecho de visitas. No obstante, también afecta a todo lo demás, por ejemplo, el cónyuge que vaya a vivir con los menores es, salvo casos excepcionales, quien va a disfrutar del uso de la vivienda habitual porque los menores tienen preferencia para vivir en el que, hasta ese momento, ha sido el hogar familiar.

 

 

Guardia y custodia de hijos menores tras un divorcio

La primera decisión que se debe tomar para establecer la pensión de alimentos es sobre la guardia y custodia de los menores. Aunque sus padres se separen, por ello no pierden la patria potestad sino que, por el contrario, siguen teniendo todos los derechos y, sobre todo, todas las obligaciones para con sus hijos.

Pero si van a vivir separados sus hijos deberán vivir con alguno de los dos, eso es la guardia y custodia, decidir con cuál de los dos padres van a residir los menores habitualmente. También se puede decidir la custodia compartida cuando las circunstancias del caso lo permitan. Esto significará que los hijos vivirán con uno de sus padres un tiempo y con el otro sucesivamente en periodos iguales, habitualmente de 15 días u otras duraciones.

Incluso, en algunos casos los hijos siguen en la que era la casa familiar y son los padres los que se alternan en el uso de dicha vivienda para estar con sus hijos. Este es un mecanismo muy usado en la actualidad ya que es el que procura mayor estabilidad a los menores.

 

 

¿Qué es la pensión de alimentos?

En el caso de que los hijos estén bajo guardia y custodia de uno de sus dos padres es éste el que se ocupa de sus gastos de todo tipo, alimentación, ropa y todo lo demás. Todos estos gastos son los ordinarios del menos, ocupan desde gastos de libros hasta una excursión o un profesor particular.

Por ello, el padre que no tiene la guardia y custodia debe colaborar económicamente para esos gastos. Con este fin se fija una pensión de alimentos de los menores que el padre que no los tiene debe pagar, mensualmente, al que ejerce la guardia y custodia.

Esta pensión tiene preferencia sobre todos los demás gastos personales del progenitor.  Si no se paga se puede embargar su patrimonio e ingresos sin límite y su impago durante varios meses es un delito de abandono de familia que puede llegar a tener pena de cárcel.

La fijación de la cuantía de la pensión de alimentos la establecerán los padres en el convenio regulador en caso de mutuo acuerdo. Esta cantidad deberá ser aprobada por el Fiscal. En los casos en los que el divorcio no sea de mutuo acuerdo, esta pensión de alimentos será fijada por el Juez según lo que le pidan y teniendo en cuenta las necesidades de los menores y la capacidad de pago del padre afectado.

 

 

Derecho de visitas a hijos menores en un divorcio

El padre que no tiene la guardia y custodia tiene derecho de visitas sobre sus hijos y, sobre todo, los hijos a ver a ese padre. Para esto se fija el derecho de visitas que, en casos normales, consiste en que tenga a sus hijos con él un fin de semana de cada dos y la mitad de las vacaciones escolares de navidad, semana santa y verano.

Cuando exista una razón grave el Juez puede privar a un padre de ver a sus hijos, para proteger la integridad y normal desarrollo de éstos. El derecho de visitas también puede asignarse a los abuelos, ya que tanto los menores como estos familiares tienen derecho a mantener los lazos familiares.

En el Despacho de Abogados de María Luisa Bautista estamos especializados en Derecho de Familia. Contamos con departamento específico de Mediación Familiar experto en facilitar este proceso y hacer que tu divorcio sea lo más rápido y menos traumático posible. Ofrecemos atención personalizada a tus circunstancias y tus necesidades, contacta con nosotros.

 

 

Compártelo en tus Redes Sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Buffer this page
Buffer