Reparto del patrimonio tras un divorcio ¿Quién se queda con el perro?

Compártelo en tus Redes Sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Buffer this page
Buffer

Los efectos y consecuencias que proceso divorcio trae consigo tras la ruptura de una relación son múltiples. Es necesario que tengas un buen asesoramiento jurídico para considerar las diferentes opciones y cuál de ellas beneficia más a tus intereses patrimoniales y los de tus hijos, si los hubiera. Repasando brevemente esta figura regulada en los artículos 85-89 del Código Civil, el divorcio se puede definir como la disolución del matrimonio en vida y por voluntad de los cónyuges. Tras la Sentencia firme que provoca la extinción del matrimonio, se pone fin al régimen de bienes que los cónyuges se hubiesen dado.

 

 

¿Qué ocurre con las mascotas tras un divorcio?

Esta última idea nos servirá para plantear qué ocurre con las mascotas tras un divorcio, cuestión que hasta la presentación de un Anteproyecto de Ley en octubre de 2017 carecía de una legislación al respecto. Con la aprobación de dicha proposición, la regulación de un régimen jurídico de los animales pasa por la modificación del Código Civil, la Ley de Enjuiciamiento Civil y la Ley Hipotecaria.

De este modo, la reforma contempla considerar por fin a los animales como seres dotados de sensibilidad, dejándoles de tratar como “cosas”, en consonancia con lo dispuesto en el artículo 13 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. Este cambio se plasmará con la introducción del nuevo artículo 333 del Código Civil, cuyo propósito pasa por dejar de catalogar a los animales como meros objetos de apropiación (bienes muebles), de modo que la relación de propiedad que mantiene el dueño con su mascota habrá de estar orientada a la búsqueda del bienestar del animal. Además, la introducción del apartado c) en la redacción del artículo 90 del Código Civil prevé la regulación del régimen de custodia de los animales en caso de ruptura matrimonial.

Con la aplicación de estos cambios legislativos, es interesante profundizar en la relación dueño-mascota y quién deberá hacerse cargo de ella en caso de una ruptura de la convivencia.

 

 

Acuerdos para repartir tu patrimonio tras un divorcio

Para empezar, no está de más recordar que en un proceso de divorcio es aconsejable intentar alcanzar un acuerdo amistoso en el que también se aclare quién se quedará con el animal. De esta manera, nos evitaremos los gastos propios de iniciar un procedimiento judicial.

Pero si resulta imposible llegar a una solución de mutuo acuerdo, la solución pasará por que uno de los dos cónyuges asuma la custodia única del animal. En tal caso, se reconoce un derecho de compensación a la parte que pierde la custodia y disfrute del animal. No obstante, se ha de atender al régimen de capitulaciones matrimoniales que los cónyuges se hubiesen dado, puesto que si el matrimonio se produjo en separación de bienes, la persona que adquiriese el animal tendrá la custodia del mismo, incluso si lo hizo durante el matrimonio.

Sin embargo, esta opción puede resultar la más perjudicial si en el seno familiar hay niños de por medio. Los fuertes lazos que puede haber entre una mascota y los más pequeños hacen conveniente que éstos no se separen del animal en cuestión, tal y como la jurisprudencia ha manifestado en casos de divorcio entre los progenitores.

Por lo tanto, la mejor vía para velar por el interés general de todas las partes afectadas será la custodia compartida, de tal manera que la titularidad sobre la mascota recaerá sobre los cónyuges que pretenden divorciarse. Así, esta opción abre la posibilidad de regular el régimen de visitas de la mascota así como los cuidados oportunos que ésta requiera.

Si desea obtener más información, nuestro despacho de abogados pone a su disposición un equipo de profesionales contrastados expertos en Derecho de Familia con el fin de asesorarle y resolver todas las cuestiones relacionadas con la materia. Todo ello a partir de un trato personalizado según su situación. Para ello, no dude en contactar con nosotros para concertar una cita y estudiar su caso.

Compártelo en tus Redes Sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Buffer this page
Buffer