Despacho de Abogados Madrid, Pozuelo de Alarcón. Como hacer un testamento, partes de un testamento

¿Cómo hacer un testamento? Te contamos la forma y los elementos que debe tener

Compártelo en tus Redes Sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Buffer this page
Buffer

¿Tienes pensado hacer un testamento pero no sabes por donde empezar? ¿Necesitas asesoramiento para que tu patrimonio quede en las manos que deseas cuando ya no estés tu para manejarlo? En este artículo te contamos los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de hacer un testamento.

¿Qué es un testamento?

Dentro del llamado Derecho de Sucesiones, tienen lugar una serie de trámites que tienen por objeto formalizar la sucesión de la persona que fallece con el fin de que otra herede sus derechos y obligaciones.

En este artículo, dedicaremos unas palabras al testamento, un acto de autonomía de la voluntad que, sin embargo, despliega efectos sólo tras la muerte del testador, esto es, la persona que hace el testamento. Hay que tener en cuenta que no es voluntad del testador la expresada fuera del testamento: como mucho, servirá como prueba extrínseca para interpretarlo. Definido en el artículo 667 del Código Civil como “El acto por el cual una persona dispone para después de su muerte de todos sus bienes o de parte de ellos”, el objeto del testamento son los bienes y derechos del testador, así como otros elementos no patrimoniales.

 

 

Tipos y formas de hacer un testamento

Existen varias formas y clases de testamentos, según sea necesario o no un notario para entregarlos y según pueda hacerlos todo el mundo o sólo algunas personas en circunstancias especiales. La forma más común requiere la intervención de un notario que sea hábil según los artículos 116 y siguientes del Reglamento Notaria salvo casos especiales, los notarios deben actuar dentro de su distrito ya que si no carecen de fe pública. Igualmente, la presencia de dos testigos es obligatoria cuando el testador o el notario lo soliciten y cuando el testador no sepa o no pueda firmar el testamento. Los testigos se aseguran de la capacidad del testador y comprueban que el testamento corresponde a su voluntad.

De entrada, el testamento puede expresarse en cualquier idioma, pero deberá traducirse a la lengua oficial del lugar donde se otorgue (o a las oficiales en caso de Comunidades Autónomas bilingües); por otro lado, deberá reunir las siguientes características:

  1. Unilateral y no recepticio: para su validez no hace falta comunicarle nada al receptor.
  2. Unipersonal: no caben testamentos mancomunados.
  3. Personalísimo.
  4. Solemne: hay unas cuantas formas válidas de hacer testamento, establecidas por ley. El testamento hecho fuera de esas formas es nulo.
  5. Revocable: no vincula a nadie, sino que lo que cuenta es la última voluntad. El testador puede revocarlo en cualquier momento.

 

 

¿Quién posee la capacidad y legitimación para hacer un testamento?

Con carácter general, todo el mundo puede testar desde los 14 años, aunque hay una modalidad de testamento, el ológrafo, para el que se requiere una edad de 18. El testamento ológrafo lo hace el testador de su puño y letra. No lo pueden hacer terceros, fechándolo y firmándolo, sin que deban concurrir testigos o un notario. Por el contrario, no pueden testar los que tengan una incapacidad natural de juicio. Así, la voluntad se le puede manifestar al notario por cualquier medio, sea oral o escrito. Incluso cabe hacerlo mediante un representante, pero en este último caso es más difícil apreciar la capacidad.

Finalmente, no debe olvidarse que el contenido de un testamento puede estar viciado por una serie de circunstancias anómalas que hacen que sea nulo. El artículo 673 del Código Civil establece que el testamento hecho por violencia, dolo o fraude son supuestos que permiten declarar la nulidad del mismo (son los llamados vicios de la voluntad). Por eso es importante volver a recordar la naturaleza del testamento, constituido como un acto de autonomía de la voluntad por la persona que fallece y decide voluntariamente elegir los elementos de la sucesión. En este sentido, el consentimiento del testador no ha de quedar condicionado por ninguno de los supuestos tasados que anteriormente se han señalado.

En María Luisa Bautista Abogados ponemos a su disposición un Equipo de Abogados especializado en Derecho de Sucesiones con el objeto de proporcionarle un asesoramiento adecuado en su deseo que realizar los actos jurídicos necesarios para formalizar su herencia en sus herederos. Tenemos más de 60 años de experiencia defendiendo los derechos y asesorando a todos nuestros representados, contacte con nosotros.

Compártelo en tus Redes Sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Buffer this page
Buffer